Monday, April 09, 2007

UNA SEMANA SANTA, QUE DE SANTA SOLO TUVO EL NOMBRE Y EL FINAL DE: EN BUSCA DEL SILENCIO PERPETUO.

Mucho trabajo en estos días, el regreso de todos esos que te mandan vibras negras y ondulantes para ver si te mueres de envidia de su suerte playera; Pero una gran noticia. DETECTIVES SALVAJES y 2666 de Roberto Bolaños fue elegida por 81 expertos iberoamericanos como la tercera mejor novela en español de los últimos veinticinco años, solo rebasadas por AMOR EN LOS TIEMPOS DEL COLERA de Gabriel García Márquez y LA FIESTA DEL CHIVO de Mario Vargas Llosa. Felicidades al maestro en el rico eterno en que se encuentra. (Fuente: Semanario Dia Siete)

Un sitio que Ernesto solamente quería tener junto a Cecilia. Adoraba su cabello corto y ensortijado que cambiaba de forma y color a la menor provocación, como algún cometario de su hermana por unos chinos fuera de lugar que él se había encargado de revolver poco antes del mismo comentario. Porque Ernesto siempre trató de lleverla a esa lejanía donde solamente estaba él. Unos ojos aceitunados por momentos que Ernesto nunca dejaba de observar dado que quería atrapar el momento justo en que éstos cambiaran de color hacía un marrón claro como tronco recién talado; que se expresaban plenos llenándose de ternura cuando ella tarareaba una canción. Adoraba la música, siempre flotaba de su alma a su boca, y, reflejando una cierta molestia por no saberse las liricas de la misma, decía: Prefiero tararearla que decír tonterías. y se iba a toda velocidad dejando los rastros de voz a sus espaldas, mientras Ernesto, pensaba, mirando el ritmo acompasado de sus caderas en: Gualterio Malatesta, el feroz espadachín italiano enemigo mortal del capitán Diego Altriste, y su famoso silbido: Tirurí-ta-ta, que era como el tintinear mortal de una cascabel que advierte su ataque. Al perderse Cecy en la distancia, le quedaba a Ernestos la imagen de un par de senos tersos de tamaño perfecto, apenas listos para escapar de las dimensiones de sus manos, y un par de piernas que eran su delirio: Fuertes, suaves y bien torneadas; con tobillos anchos y piecitos pequeños y gorditos, a los que ella llamaba cariñosamente: Mis patitas de tamal, y en esa misma forma él, los degustaba besándolos y acariciándolos con la mayor devoción que era capaz de expresar sus toscos movimientos.

Soñaba con ella. Enfundada en un trajecito sastre que le marcaba su cuerpo pequeño y apetecible, como aquel pantalón verde que gritaba apenado por qué no dejaban de postrarse todos los ojos sobre sus telares, y, que él siempre le decía: Hey, antes de usar ese pantalón, tienes que pedír autorización por fax ¿ok? Le encantaba mirarla manejar su veloz automóvil y checar como su falda se columpiaba de arriba, a abajo, dejando ver sus rodillas redondas y amplios muslos.

Pero; también, al mirarla serenamente y desnudándola por entero del mar de sensaciones que brotaban de él. Sentía que Cecy, no era del todo feliz a su lado. Que ella (a diferencia de él) necesitaba mucha gente a su alrededor y, que no iba a petrificar su vida por intentar ser feliz con tan solo una cobertura de Ernesto. Era una partida que no estaba dispuesta a jugarse en una sola mano, y no lo engañaba, se lo había dicho claramente al amparo de dos hamburgesas y con más lágrimas en sus ojos; demasiadas vidas femeninas había visto troncarse por el espejismo del amor, y ella, no iba a ser presa de esa red. Ni por Ernesto ... ni por nadie más. Ella no dudaba en que lo quería; pero, tampoco dudaba que ésto no iba a durar. Ella, siempre apostó en ese albúr que la perpetuidad era el triunfo que no iba a llegar. Cecy, tratando de olvidarlo, sabía que Ernesto, tan extraño como siempre, al conocerla, no quería mirar atrás y quemaba sus naves para no poder volver ... para él, todo era: De frente, !marche! Ese no era su problema, así que, por primera vez y última vez ... Esa tarde, con el teléfono en la mano, Cecy dejó que el silencio de él. Continura para siempre.

FIN.

SALUDOS.

6 comments:

Miss Neumann said...

continuara para siempre? eso me gusto mucho!

besos

nube gorda said...

Yo conozco un par de buenas "bestias" que mueren por el silencio perpétuo. Qué tanta perpetuidad de silencio, podemos soportar...???

salu2

Midori said...

muero por el de 2666 pero está carísisisisimoooooo y todos no dejan de decir lo bueno que está y sólo se me hace agua la boca, como niño pobre enfrente de una panadería! quiero llorar por mi pobreza...

Sandra Becerril said...

Bueno, ella sabía lo que quería, eso es definitivo... el silencio es el peor de los castigos!!

besos

Phantom Lord said...

Bueno, despues de un rato sin poder opinar, ya olvidé lo que iba a decir, (todo por culpa de blogger)
Asi que un saludo a todos!

Midori said...

hey, gracias por tus palabras!