Tuesday, November 18, 2008



Doy paso a una interesante refleciòn y me abstengo de comentarios (raro en mi)

SALUDOS.

TELEVISA Y EL AMOR.

Por Ximena Peredo

(17-Nov-2008).-
Televisa tiene miedo. Nunca le ha preocupado la muerte del ciudadano como la del consumidor, que ha sido anunciada ya por el Banco Mundial para el 2009. Le atemoriza que esta crisis económica supere los esfuerzos de sus producciones que refuerzan la psicología servil del mexicano. Con esto, Televisa ha dañado hondamente la dignidad de este país.

Sobre un fondo blanco los filósofos del momento Alejandro Camacho, Eduardo Yáñez, Lucero, Adal Ramones, Gloria Trevi, Galilea Montijo, entre otros, disertan sobre la crisis económica y concluyen en dos mensajes canónicos que: 1) Nuestro amor por México es más grande que cualquier crisis, pero que en caso de que no nos alcance el amor 2) hay que salir a trabajar en cuanto suene el despertador; y 3) en plena crisis no vamos a sentir miedo de partirnos el alma trabajando si siempre lo hemos hecho.

Estos dos anuncios podrían ser el avance del lanzamiento del próximo programa dominical "Partiéndome el alma por la residencia en Miami de mi artista favorito", conducido obviamente por Adal Ramones y Lucero (que ya viven allá, con todo lujo), quienes presentarían cápsulas muy emotivas de Gloria Trevi implorando nuestro voto para que ella y sus hijos ganen esa residencia en Miami, ya que el mes pasado el Ejército cateó su domicilio en Tampico y tuvo que irse a vivir a McAllen, Texas.

Ver la realidad no es derrotismo, aunque Televisa asegure lo contrario. Según su simple receta, para que la crisis nos haga los mandados sólo tenemos que amar a México y trabajar hasta desfallecer, cosa que, aseguran en el mismo mensaje, siempre hemos hecho. Entonces, ¿por qué estamos en crisis?, ¿quién falló?

No lo sabremos nunca de boca de los empleados de Televisa. La televisión comercial no maldice al libre mercado, ni cuestiona a los gobiernos "papas fritas", ni acusa a los bancos hostigadores. Primero es la lealtad con sus auspiciadores.

Por eso ofende la exigencia de Emilio Azcárraga Jean de que extralimitemos nuestro esfuerzo para evitarle un sobresalto a su empresa. El pueblo trabaja como puede y con lo que puede, siempre. Si no lo hace, no come; si no lo hace, el patrón lo intercambia por alguno de los miles de desempleados que esperan afuera.

Es una infamia atender a la crisis con un discurso cursi, chantajista y manipulador, en lugar de ofrecer un espacio para la discusión inteligente. ¿De qué va a servirle el amor y el esfuerzo al obrero que será despedido en el primer recorte de personal?, ¿para qué despertarse temprano si no hay en dónde trabajar?, ¿de qué sirve el gran corazón de los mexicanos ante la inflación desorbitada de la canasta básica? De nada.

El Fondo Monetario Internacional ha dicho que para el 2009, si bien nos va, creceremos un 0.9 por ciento, la mitad del estimado por el Fondo para el 2008 (1.8 por ciento). ¿Qué quiere decir esto? Que los precios seguirán subiendo, los empleos se reducirán y los salarios bajarán. La crisis se recrudecerá y de nada servirá el tamaño de nuestro corazón.

Televisa desobedece fieramente a su vocación de vehículo de comunicación social. Los medios de comunicación tienen una ineludible responsabilidad ética de provocar debates que nos muevan hacia delante.

Quienes tienen que revisar su amor por México, el tamaño de su corazón y su entrega en el trabajo no son los mexicanos que llegan rendidos a casa a prender su televisión.



ximenaperedo@yahoo.com.mx.

6 comments:

R said...

La primera vez que me tope con esto mientras "zappeaba" por el televisor tuve la reacción inmediata, tonta reacción, de pintarle caracolitos a toda la basofia de palabras que rumian con mucho pundonor estos artistos.

Es indignante saber que muchas personas que han recibido ese mensaje lo creen y lo seguiran al pie de la letra.

Ya ni yo mismo sé lo que debo pensar, independientemente que lo que se viene es un desorden mundial, dentro de nuestro "mundo" ingenuo llamado mejico al final siempre llego a la conclusión de que tenemos lo que merecemos ...

Ohh sad but true ...

Dolores Garibay said...

El mundo entero está fregado y nosotros no somos la excepeción.

Esos pinches comerciales me tienen hasta la madre.

Y concuerdo con R en el comentario de arriba, tenemos lo que nos merecemos... por pendejos

Besos chilangos y molestos

Ángel Exterminador - Jorge M. Hill said...

Excelente! está publicado en algún lado?

La Nena Mounstro said...

bueno , ya aterrizè y sabe q me debe muchas explicaciones.

Nunca he visto el comercial q dice, ya sabe que yo tengo el parental control vetado en televisa.

saludos con ojeras e inyecciones de beyodecta

Phantom Lord said...

Será que el mundo entero incluyendo el pais mas belicoso tiene lo que se merece? digo, porque tanto televisa como las cadenas americanas manejan una psicologia de masas que protege la economía de mercado. Eso si me da miedo! y me da mas miedo que el grueso de la población en nuestro país le guarde credibilidad a los llamados "filosofos" de los spots!

Saludos mi Arc! ya tenía rato sin opinar en tu blog, pero sigo visitándote

La Chilanga Malviajada said...

Mi precioso Arcángel, respecto a tu comentario de los escrito en mi blog, no dije que el libro fuera una "bazofia" por pudor o por linda, ni pretendía gritarlo entre líneas simplemente porque hasta la fecha, no he encontrado un libro que en su totalidad entre en la categoría de bazofia.

Una bloguera a quien conocí desde hace varios años, alguna vez dijo un frase muy peculiar: "el sexo, aunque sea mediocre, sigue siendo bueno". Ok, respecto al sexo, yo no estoy muy de acuerdo, pero cambiando un poco el contexto diría que: "un libro, por muy mediocre que sea, sigue siendo bueno". En mis casi 3 décadas de existencia no he encontrado un sólo libro del que me haya arrependtido de leer.

En el caso de "Psicólogos, psiquiatras y otros enfermos" tal vez esperaba que el autor profundizara un poco más en ciertos temas, pero todos se quedó en la superficie. Es un libro mediocre, sí, pero cómo me hizo reír. Después de todo, qué sería la vida sin el humor :)

Besos chilangos

PS: y gracias por lo de "pendeja" jajaja, ya voy para dos años de terapia con mi psicólogo que es un amor