Thursday, August 02, 2007

"PARA LEER DE BOLETO EN EL METRO"

Hace tiempo que quería reseñar un regalito que me dió el gobierno del D.F. al cual, no solo aprecio sino apoyo en todo lo que está en mi mano. Resulta que en uno de mis tan clásicos paseos por el Centro Historico (que desde hoy le llamaremos "Violetitlán": El Lugar de Violeta [Saludos mi niña]) me encaminé al Sistema de transporte colectivo Metro, para ahorrarme el tedio y el estacionamiento, que por ser mi vehiculo camioneta, me cobran el doble y prefiero mejor gastar las botas que pagarle a parasitos. Al ingresar, escaleras abajo, en los torniquetes, había un muchacho con una casaca que casi, casi podía decír: MARCELO INVITA. ofreciendo para la bandita: Un bello librito, de pasta con un grueso bastante decente una pintura colorida e ingeniosa, un papel de magnifica calidad sin ser "onda nalguita de bebé" y un tamaño de letras pensada para los "viejecitos" tradicionales beneficiarios de este tipo de "incentivos gubernamentales pro-voto amarillo". La selección de contenido. Inmejorable:
Elena Poniatowska, David Martín del Campo, Juan Villororo, mi queridisimo Enrique Serna, entre muchos otros talentosos. Una brillante selección de cuentos y poemas que saltan atractivamente a los ojos de nosotros los mexicanos poco inclinados a este "fenomeno" que es la lectura.
Su misión: Ser leído durante el trayecto y devolverlo a la salida. IMPOSIBLE. Es demasiado bueno para dejarlo y no terminar de leer un cuento tan interesante y vulgar (en el sentido que nos gusta a los "intelectuales callejeros") como es "La última visita" y que no te lo alcanzas a chingar completo de la estación Deportivo 18 de Marzo hasta Juárez. Es por ello que considero, sin ser parte del Sol Azteca, que estos libritos tan chidos deben ser proporcionados y bibliotecas públicas, mientras que en el metro, deben ser una o dos hojitas con el cuento, para cuando se termine hacerlo bolita y lanzarlo, en un último entretenimiento, en un tiro de tres puntos a la canasta de los reciclables.

Gracias por el librito, a pesar que ya apareció el pinche Panista que me dijo que no tengo nada que agradecer. Pues bueno, siempre he pagado impustos y nunca me han regresado nada, ahora, por lo menos:

En largas caravanas circunspectas y exactas
se llevan mi cadáver igual que una hoja seca
tal vez porque conocen el final de la historia.

Eduardo Langangne.
"Para leer de boleto en el metro 7"

7 comments:

Yoryiboy said...

Veo que lo tuyo es la latinoamericana, aunque seguramente leerás otras cosas, estoy leyendo "la conjura de los necios" de John Kennedy Toole, no paso una página sin carcajada, altamente recomendable.

Violeta said...

Nombre pues muchas gracias querido Arc que ya me volé por lo de Violetatitlán.
Que te puedo contar, "Los detectives..." van pero que ni pintados para esta etapa de mi vida en donde le he dado duro al desenfreno y a la deriva, de verdad que está cursi la analogía pero es más que real.
Te mando un besote y un abrazo y que sigan las lecturas, los viajes y las fiestas.

Miss Neumann said...

o sea, que no devolviste el librito?????? y te lo adjudicaste como "regalo"...

y si uno no va al metro?????

Midori Karate said...

mmmhhh libros, leíste fruta verde de enrique serna?

Sandra Becerril said...

Creo que es de lo mejor que le pueden regalar a alguien así... que sigan los viajes!!!

besos

Pamela said...

Me hiciste recordar viejos tiempos cuando uno se subía a un omnibús en mi país y la mitad de los pasajeros iban leyendo a Quevedo, Rilke o Cervantes. Ahora, a quién le podría interesar, cuando lo que buscamos es enajenarnos.....

¡buenas lecturas!

arcgabriel said...

SIN DUDA, MIS CINCO CHICAS FAVORITAS.

GRACIAS POR SEGUIR AQUI.

SALUDOS.