Thursday, August 28, 2008



NARDA LEPES: DESDE "LA CIUDAD DE LA FURIA" CON GOLPES BAJOS DIRECTOS AL ESTOMAGO.

El Violador de Papantla, dice que soy Chef invalidado. Que ni "mi mismo" tengo idea de lo bien que me desarrollo en una cocina. Su servidor, no lo da por cierto. He nacido en el seno de una familia dedicada por màs de 50 años (si, hace màs cincuenta años, llegaron mis abuelos de los Altos de Jalisco a vender pozole a este, mi querido D.F.) a la cocina o como se le llama tan pomposamente en estos dìas de moda: la gastronomìa.
Es tal, mi veta por la cocina, siendo un tipo que no sabe cocinar, que me dedico a escribìr de cocina. En mi ùltima historia, busco y rebusco en el inconsciente propio y de toda mi parentela, esos dìas "juidos" en que mi abuela descubre la forma de hacer ese pozole, que para todos nosotros, fue el dador de vida y posibilidades, despuès, este secreto es heredado, con un màgico sazòn a Margarita, la protagonista, que no solo alberga en su memoria, los juegos que llevaba a cabo con su abuela Frida, en la comales y ollas, sino que tambièn es la heredera de la historia en fisico de ese amor, representado en un libro, en que narra, no la forma de hacerlo, sino, como se manejaba la vida cuando ella preparaba ese pozole, asì como una lista de ingredientes que describen sus caracteristicas en un baile poetico desifrable solamente por la misma Margarita. Esta heroìna moderna y melodramatica, tiene una misiòn, enseñarle a un joven chef, recien llegado de las mejores escuelas de cocina de Europa, lo que es "el alma de la cocina" y lograr salvar su restaurante, del embate de la moderna globalizaciòn, representada por grandes càdenas extranjeras de "fast food". El final, como en las grandes cenas familiares, no siempre es feliz.
A esta historia yo la concibo como: SUPRACOCINA. es decìr, voy màs allà del cocinar, probar y criticar lo que aspiro y como. Quiero pensar, un tanto como Levi-Strauss, en el sentido que el arte de cocinar, nos puede decir màs del hombre que el hombre mismo, que en el estomago hay màs vestigio de ser hombre, que en el corazòn o el cerebro. (Esto no lo dice don Claude, lo lanzo yo, al aire, como una reflexiòn)
Quiero pensar que la cocina, està màs allà de gorditos sonrojados y felices, que se cubren de gloria y se permiten comer a cantidad ya que comparten lo que hacen y "de eso viven". El desarrollo, como materia o como moda, de los grandes fogones, ha traìdo consigo otro tipo de chefs (El "gato" Dumas, una gloria de la cocina argentina, siempre negò el termino de chef y prefiriò, el modesto: Cocinero) Ahora, en las cocinas, vemos, espigados y corriosos atletas, que llega al trabajo despuès de correr o ir al gym, total, van a seguir sudando o, los "malamadre y malencarados" madreadores que subliman sus instintos asesinos destazando o tablajeando la carne o "quemàndola" en grandes parrillas de carbòn ardiente o, pequeños Gnomos o Hobbits, que cruzan de un lado a otro de la cocina a gran velocidad incapaces de hacer una sola cosa, sabiendo todo lo que falta y que se enfrìa.
Es ellos que pienso cuando veo a Narda, una chef argentina, especialista en comida china y que se trae a un DJ a la cocina para amalgamar las tornamesas con sus sartenes. Narda, usa botas grunges y pantalones baggies, anda en el rol por las calles del mundo en busca del Santo Grial, de las especias o la botella perdida de el màs dulce de los vinagres. Narda, de vez en cuando, se posa en su Buenos Aires y se arma una parrillada para toda la banda, no sè si ese es el tipo de mujer con la que podrìa vivir, de lo que estoy seguro es que ella: Encanta.

Les comparto algo de la historia.

INT. CASA DE SEVERO (DIEZ AÑOS ANTES) DIA-X ESCENA 5
EN ESCENA APARECE LA SALA DE LA CASA DE SEVERO DONDE AHORA ESTÁ EL TALLER, APARECE SEVERO MUY JOVEN VESTIDO A LA ÉPOCA, SE MIRA MUY ENTUSIASTA Y ALEGRE, SE DEBE NOTAR QUE ANTES ERA UN HOMBRE LLENO DE VIDA.
47. SEVERO: (ALEGRE) Hey, Azucena, mi amor, tenemos que dejar el dinero en el banco y luego irnos rapidito para el mercado.
SEVERO SIGUE AGUARDANDO ROPA EN DOS MALETAS. SE ESCUCHA A AZUCENA.
48. AZUCENA: (OFF) Ya voy mi vida, es que mi mamá te está cocinando lo qué más te gusta en el mundo.
SEVERO DEJA LA ROPA Y LEVANTA LA VISTA GUSTOSO HACIA LA COCINA.
49. SEVERO: (EMOCIONADO) No me digas que ...
JUSTO CUANDO VA SALIENDO AZUCENA (QUE ES LA MISMA ACTRIZ QUE MARGARITA) VESTIA DE ÉPOCA, LLEVA UN PLATO CON QUESADILLAS.
50. AZUCENA: (ENTUSIASMADA) Si ¡quesadillas de masa azul con huitlacoche y requesòn!
SEVERO FELIZ BAILA DE ALEGRIA, CANTANDO UNA TONADA IRRECONOCIBLE, AZUCENA LO MIRA CON ALEGRIA.
51. SEVERO: (FELIZ) Bendito sea dios ¿qué he hecho en la vida para merecerme tanto?
LE QUITA EL PLATO DE QUESADILLAS Y LO DEJA EN LA MESA Y COMIENZA A BAILAR CON ELLA.
52. SEVERO: Te tengo a ti, que eres la mujer más hermosa del mundo, mis tres hermosos hijos ...
JUSTO CUANDO APARECE FRIDA (60 AÑOS, VESTIDA FOLCLORICA, BONITA Y FUERTE)
53. FRIDA: (INTERRUMPE) Y una suegra que te adora.
SEVERO, SUELTA A AZUCENA Y ABRAZA A FRIDA.
54. SEVERO: y que, además, cocina como los propios ángeles.
SEVERO SE LANZA A LAS QUESADILLAS Y COME CON GLOTONERIA.
55. AZUCENA: (FELIZ) Anda tragón, con calma, no te me vayas ahogar.
56. SEVERO: (CARIÑOSO) No te preocupes, no me voy a morir, ahora que tengo todo en la vida.
57. FRIDA: (BROMEA) Anden ya par de esposo mortuorios, apuren si quieren llegar a buena hora al mercado, yo aquí me quedo cuidando a los niños.
SEVERO Y AZUCENA TOMAN LAS MALETAS Y SE PREPARAN A SALIR.
58. SEVERO: Solo que no me los consienta mucho suegra.
59. FRIDA: No es necesario, son los mejores niños, seguro que Margarita ya se está bañando para ayudarme a hacer el desayuno, a esa niña le encanta la cocina.
60. AZUCENA: Es que con esa maestra tan buena, mi hija sueña que hace pociones mágicas con su hada madrina.
61. FRIDA: (EN BROMA) Anda, que pa´la siguiente me dices bruja, mejor les doy la bendición para que dios todo poderoso me los acompañe y vayan por buen camino.
FRIDA LOS PERSINGA Y AMBOS SALEN.
62. FRIDA: (SUPLICA) Ay Jesús bendito, cuídamelos mucho.
JUSTO CUANDO SE ESCUCHA COMO ALGO SE ROMPE EN LA COCINA.
63. FRIDA: (ASUSTADA) Y ¿ahora? ¿qué paso?
SOBRE FRIDA QUE SALE APURADA A LA COCINA.
CORTE A:
INT. COCINA DE SEVERO DIA-X ESCENA 5
ABRE SOBRE LA PUERTA DEL ÁNGULO DENTRO DE LA COCINA, VEMOS QUE SE ABRE LA PUERTA Y LA EXPRESIÓN DE SORPRESA DE FRIDA QUE SE SUAVIZA Y SONRIE CON TERNURA.
64. FRIDA: (TIERNA) Debí haberlo imaginado, con qué eres tú, “Margarita de mis culpas”.
SOBRE MARGARITA DE DIEZ AÑOS QUE ESTA SENTADA EN EL SUELO CON UNA OLLA PEQUEÑA EN LA CABEZA, HAY MUCHA HARINA, LECHE Y MANTEQUILLA TIRADA, ELLA, BATE EN UN REFRACTARIO MASA.
65. MARGARITA: (FELIZ) Abuelita, estoy haciendo masa para pan de elote.
FRIDA SE ACERCA CURIOSA Y PRUEBA LA MASA, SU EXPRESION MUESTRA QUE ESTÁ MUY BUENA.
66. FRIDA: (ORGULLOSA) Si hija, ya lo veo y te va a quedar buenisimo, no cabe duda que dios te bendijo con un don divino, el don de juntar a la gente en una mesa y llenarla de vida con tus alimentos (CARIÑOSA) Dios te bendiga mi niña, la magia de esta cocina, está en ti.
SOBRE FRIDA QUE ABRAZA A LA NIÑA CON CARIÑO.
SOBRE MARGARITA AFECTUOSA.
CORTE A:
EXT. LOC. CALLE DE LA CIUDAD DIA-X ESCENA 8
EN ESCENA VEMOS A AZUCENA Y A SEVERO QUE VIENE CAMINANDO CON LAS MALETAS.
86. SEVERO: (SONRIENTE) Anda, mi vida, vas a ver que hoy terminamos temprano.
87. AZUCENA: Si, mi mamá me dijo que te va a guardar quesadillas.
JUSTO CUANDO APARECEN EL COPETES Y EL SIRIOS QUE LES CIERRAN EL PASO.
88. SIRIOS: (AMENAZA) Órale, los dos, caiga con la lana, si no quieren que ...
89. SEVERO: (ENFRENTA) Si no ¿qué?
EL COPETES SACA UNA NAVAJA, SEVERO SE LANZA CON VALOR Y SE LA QUITA, AZUCENA MIRA LA ESCENA ASUSTADA.
90. AZUCENA: (GRITA) ¡Severo!
EL SIRIOS MIRA COMO SEVERO GOLPEA AL COPETES, SE ESPANTA Y SACA UNA PISTOLA, AMENAZA.
91. SIRIOS: (ENOJADO) Ya estuvo, galán, o te calmas o aquí te quedas.
SE ESCUCHA UN FUERTE GRITO DE AZUCENA QUE ESPANTA AL SIRIOS.
92. AZUCENA: (GRITO DESESPERADO) ¡No!
EL SIRIOS DISPARA Y AZUCENA SE INTERPONE RECIBIENDO LA BALA EN EL PECHO, CAYENDO AL PISO MORTALMENTE HERIDA, SEVERO LA MIRA LLORANDO DEL SUSTO.
EL SIRIOS LEVANTA AL COPETES Y LOS DOS SALEN CORRIENDO.
93. AZUCENA: (CON DIFICULTAD) Severo ...
94. SEVERO: (LLORANDO) No hables, no hables ... te vas a poner bien.
95. AZUCENA: Nuestros hijos ... Nunca le digas la verdad a Margarita ... qué nunca sepa ...
96. SEVERO: (DESESPERADO) ¿por qué? ¿por qué te interpusiste a la bala, Azucena? Si tú nunca me amaste.
CON SUS ÚLTIMAS FUERZAS AZUCENA ACARICIA EL ROSTRO DE SEVERO.
97. AZUCENA: (APENAS AUDIBLE) Eres un hombre bueno, Severo, cuida a ...
ACORDES ESTALLAN
SEVERO ENLOQUECE AL DARSE CUENTA QUE AZUCENA HA MUERTO.
98. SEVERO: (ESTALLA A GRITOS Y LLANTO) Azucena ¡no! mi amor ... ¡no! no te mueras .... no me dejes solo ... no quiero la vida sin ti. Azucena, perdóname ... ¡perdóname!
SOBRE SEVERO QUE LLORA ENLOQUECIDO CON EL CUERPO DE AZUCENA ENTRE SUS BRAZOS.
CORTE A:

BUEN PROVECHO Y ...
SALUDOS.

3 comments:

A said...

llamalo gastronomia, llamalo cocina...es un arte

besos ricos
A

fire said...

que la magia de la cocina nos acompañe...
;-)
un beso caballero de otro lado del oceano

Pamela said...

Vaya, vaya, vaya......a esto se debe tu ausencia. Pues,siendo así, qué más puedo pedir.

Un día me vas a tener que cocinar una buena birria, ya vas a ver